Haga esto por las mañanas y lucirás como si tuvieras 20 años de edad

A la mayoría de las mujeres les preocupan las arrugas que dejan el paso del tiempo, estas pueden significar experiencias y sabiduría pero al momento de aplicarte el maquillaje no nos sientan muy bien.

Aunque no es un problema médico si es un problema estético que implican un gasto económico bastante considerable. Los productos cosméticos que se utilizan para tratarlas o los centros de belleza no son nada bondadosos para tu bolsillo.

Lo mejor es lo natural y si está a tu alcance en la despensa mejor aún. Estos no producen efectos secundarios y son súper eficaces, además tendrás resultados increíbles con el siguiente remedio casero que es a base de maicena.

MAICENA Y ZANAHORIA PARA REJUVENECER LA PIEL DE TU ROSTRO.

Este poderoso remedio casero te hará lucir más joven, funciona como un lifting natural. Tu piel estará más suave y bella. Lo mejor no gastaras mucho dinero y tienes los productos en tu propia cocina.

Ingredientes:

1 cucharada de maicena.
5 cucharadas de jugo de zanahoria.
1 cucharada de yogurt natural sin sabor.
1 taza de agua.
1 brocha de maquillaje.

Modo de preparación y uso:

Usa unas dos cucharadas de la taza de agua para que puedas disolver la maicena y reserva.

Por otro lado pon a hervir en una olla pequeña el resto del agua. Una vez que esté hirviendo, baja el fuego y agrega la maicena que ya tienes disuelta. No dejes de revolver para que evites formar grumos.

Deja hervir a fuego lento durante dos o tres minutos hasta que esté completamente cocida.

Retira del fuego y deja enfriar.

Una vez que esté fría agrega el yogurt y el jugo de zanahoria, mezcla bien hasta formar una sustancia homogénea.

Antes de aplicarla debes limpiar bien tu rostro con agua fría.

Con ayuda de la brocha aplícala en tu rostro comenzando por el cuello, desde abajo hacia arriba.

Déjala actuar durante 15 minutos hasta que esté bien seca. Enjuaga con abundante agua fría y aplica crema humectante.

Verás resultados al poco tiempo de estar usándola. Puedes repetir el procedimiento entre 2 o 3 veces por semana para obtener mejores resultados.