Aprende a eliminar todo el moco y la flema de tu garganta y pulmones.

Hay una molestia respiratoria que no llega a ser mortal, pero sí es sumamente importante tratarla de manera adecuada y con tiempo para evitar complicaciones.

Producto de las gripes o alergias, las flemas son formaciones de mucosa que a todos alguna vez nos ha afectado.

Nuestro cuerpo trabaja constantemente produciendo esta clase de mucosidad, aunque se encuentre sano. Diariamente, sin darnos cuentas estamos produciendo hasta 2 litros de flemas.

Y la razón es bastante simple, mantener húmeda y limpias las fosas nasales, protegiéndola de bacterias o infecciones en las vías respiratorias.

Pasa que su producción se dispara al momento de que el cuerpo detecta resfríos o gripes, inflamaciones, alergias y cualquier otra clase de infección.

Esto con la finalidad de proteger tu sistema respiratorio; sin embargo cuando el exceso flema llega a escurrirse y en general es bastante desagradable.

Para evitar pasar malos ratos, hay diversas maneras de resolver el problema de las flemas.

No son descubrimientos científicos avanzados, simplemente tomamos consejos sencillos que seguramente tu abuela alguna vez te dijo y que realmente funcionan en el organismo. Con esta medicina casera, el alivió será instantáneo.

Ante el exceso de flema y mucosa, puedes seguir estos sencillos trucos.

Vapor de agua: Este ha sido desde hace décadas, un remedio por excelencia.

Simplemente necesitas hervir agua y acercar tu rostro, cuidando de no quemarte, sólo respira la mayor cantidad de vapor posible.

Ayúdate con una toalla en tu cabeza y repotencia los efectos con hierbas como el tomillo o la salvia.

Solución salina: Añade una cucharada de sal en un vaso de agua tibia y mezcla bien. Realiza gárgaras en la garganta, evita consumir esta solución ya que puede resultar muy desagradable.

Ajo: Este antibiótico sirve para diversos problemas de salud, fortalece tus vías respiratorias eliminando las infecciones. Puedes consumir un diente crudo, o preparar infusiones para aprovechar mejor sus propiedades.

Jarabes naturales: Elabora un jarabe sencillo mezclando 25gr de jengibre rallado (o una pizca de pimienta en tal caso) y 100gr de miel. Remueve muy bien y deja que repose tapado durante 2 días antes de consumir. Debes probar una cucharada diaria hasta que se acaben tus síntomas.

Cebolla: Esta hortaliza es muy beneficios para destapar las vías respiratorias y su aplicación no es nada compleja. Requieres respirar su olor directamente.

También puedes elaborar una infusión hirviendo un litro de agua con una cebolla. Deja enfriar y consume 3 tazas diarias. Mejora el sabor con miel o limón.

Otras recomendaciones que también te pueden ayudar:

Tose lo suficiente, sin lastimar tu garganta.

Realiza masajes con aceites esenciales, en especial el aceite de eucalipto.

Báñate con agua caliente, aprovecha el vapor.

Aplica paños calientes y controla la humedad del ambiente.

No transite en lugares altamente contaminados.

Procure dormir con la cabeza elevada, de manera que la respiración se realice de manera más sencilla.

Visite a su médico de confianza.

Te recordamos que llevar malos hábitos alimenticios, no limpiar tu hogar regularmente y mantener vicios de alcohol, tabaco o cigarrillos, incluso la cafeína.

Todos son factores que influyen enormemente en la mala salud de tus vías respiratorias. Cuida tu cuerpo y evita tales hábitos dañinos.