Cómo cultivar arándanos en casa de una manera fácil

Cultivar algo en nuestra propia casa siempre será muy beneficioso, puesto que nos da la oportunidad de tener ciertos alimentos al alcance de nuestra mano, lo cual implica un ahorro y también la comodidad al no tener que ir a la tienda a adquirirlo.

Estas prácticas además pueden ser muy entretenidas, la agricultura es algo que muchas personas disfrutan como hobby y, además, si se realiza siguiendo las pautas indicadas, no se trata de un trabajo que sea muy complicado.

Muchas veces las personas se cierran a esta posibilidad debido a que no cuentan con un patio amplio, o viven en un departamento, pero lo cierto es que no hay problema alguno con respecto a estos espacios.

Ya que hay plantas que pueden cultivarse cómodamente en una maceta y así poder tenerla en casa. En este caso hablaremos de cómo se cultiva el arándano, si quieres saber más detalles, sigue leyendo a continuación.

Aprende la forma más sencilla de cultivar arándanos

Los arándanos son una fruta muy deliciosa, la podemos comer directamente de la planta o también usarla para diferentes preparaciones, especialmente postres.

Podríamos llegar a pensar que es muy difícil cultivar este fruto, puesto que la mayoría de estos requieren de un trabajo de agricultura un tanto meticuloso.

Pero, en el caso de los arándanos no es tan complicado el proceso, solo debes seguir los siguientes pasos y recomendaciones:

Consigue el lugar ideal. Debes tener en cuenta que le debe llegar la cantidad suficiente de luz solar. Si tienes un jardín puedes hacer una especie de canal en la tierra, para que además de la luz, también pueda correr el agua y así mantener la humedad.

Por otra parte, si vives en un edificio, usa una maceta, busca el lugar donde pueda obtener más luz solar y usa una semilla de una planta de arándanos enanos.

Dale espacio. Si plantas en un jardín, toma en cuenta que esta planta requerirá de al menos 1.80 metros, por lo que no debes plantar otra planta a menos de 70 centímetros de la primera. En cuanto a los arándanos enanos, solo requieres de 60 centímetros tanto de ancho como de alto.

La siembra. Lo mejor es plantar en primavera, pues es la estación más propicia para ellos. Si usas una planta bebé, asegúrate de sacudir bien su raíz antes de trasplantarla.

Recomendaciones adicionales. Usa un fertilizante orgánico, mantén la superficie bien hidratada, utiliza un mantillo de cinco o diez centímetros como el aserrín o corteza de pino.

Sigue estos sencillos pasos y al cabo de unos meses tendrás una planta fuerte y productiva. Comparte la información en tus redes.