La Mejor MICRODERMOABRASIÓN Casera: Elimina Manchas, Arrugas, Cicatrices De Acné Después Del Primer Uso!

Nuestro cuerpo está constantemente siendo afectado por factores externos, bien sea luz solar, clima, bacterias, suciedad e infecciones. Todos estos afectan directamente nuestro órgano más externo y visible, la piel.

La piel sufre cambios drásticos a medida que crecemos debido, principalmente al desgaste y falta de nutrientes en la misma.

Cuando la piel no produce los nutrientes con la misma facilidad que durante nuestra juventud, empezamos a padecer algunas deformaciones antiestéticas como manchas y arrugas.

Incluso durante la adolescencia se forman granos y espinillas del rostro, producto principalmente de los cambios hormonales, la acumulación de grasas y un mal cuidado. Todo esto es necesario evitarlo y curarlo a tiempo ya que de lo contrario se padece envejecimiento prematuro.

Existen una gran cantidad de cosméticos y cremas caras en su mayoría, que prometen solucionar los problemas de la piel ero pocas veces lo logran de manera efectiva. Por esa razón te recomendamos un método casero en particular con el que mantendrás la piel rejuvenecida usando apenas 2 ingredientes.

Así realizas una microdermoabrasión profunda desde tu hogar sin recurrir a cosméticos costosos.

Los ingredientes que funcionan para el tratamiento que te proponemos son el bicarbonato de sodio y el aceite de oliva. El bicarbonato de sodio es un potente ingrediente multiusos que sirve con propiedades medicinales en la limpieza de imperfecciones e impurezas del rostro. Y de casi cualquier superficie.

El aceite de oliva se usa como un agente hidratante, anti inflamatorio y con propiedades anti oxidantes adecuadas para la salud. Este  producto ayuda a reducir cicatrices o marcas y mejora la textura de la piel.

Cuando mezclamos las propiedades de ambos, repotenciamos los resultados de un modo increíble, de esta manera mantenemos la piel fresca y joven.

Para poder realizar el tratamiento necesitas:

Una cucharada de Bicarbonato de sodio.

Dos cucharadas de Aceite de oliva.

Agua tibia.

La idea es unir los ingredientes bien hasta formar una pasta fina, puedes agregar más aceite de oliva sólo en caso de ser necesario. De aquí aplicas sobre el rostro en una especie de mascarilla, necesitas realizar un suave masaje por 7 minutos.

Lava con abundante agua tibia y listo. Tu piel comenzará a recibir los efectos del tratamiento. Aplica de manera regular, al menos una vez por semana y recuerda acompañar este producto con cremas hidratantes. Nunca abuses del uso del bicarbonato de sodio.