¿Cuáles son las consecuencias que ocasiona aguantar la orina?

Cada uno de los procesos que realiza nuestro cuerpo tiene cierta importancia y relevancia para nuestro estado de salud, es por ello que no debemos pasar por alto ni subestimar ninguno de ellos por más sencillo que pueda parecer.

Si bien, el bombear sangre y el respirar parecieran ser los procesos más importantes de nuestro cuerpo, ya que influyen directamente en el estar vivos o no, sin embargo, los demás procesos más pequeños evidentemente también nos permiten mantenernos con vida, ya que cumplen con una función que también es vital.

Nuestro cuerpo trabaja como una máquina de engranaje y cada uno de los órganos supone una pieza, por ello debemos suponer que cuando una de estas piezas comienza a fallar, las demás también se verán afectadas en mayor o menor cantidad.

Por esto no debes aguantar las ganas de orinar

En este caso hablaremos de un proceso que pocas veces le prestamos la atención requerida y se trata de orinar, este simple acto de expulsar los desechos en forma de líquido puede decir mucho de nuestra salud y el realizarlo de la manera correcta también influirá en nuestro bienestar.

A través de la orina podemos eliminar ciertas toxinas del cuerpo y estas son el resultado de todo un proceso que le confiere a la función renal del cuerpo.

En muchas ocasiones seguro te has aguantado las ganas hasta que ya no puedes más, bien sea porque no hay un baño cerca o porque sientes que no hay motivo para acudir al baño ante la primera sensación de orinar, lo cual está muy mal.

Aguantar las ganas de orinar nos puede traer consecuencias, tanto a hombres como a mujeres, a continuación, te diremos los cinco efectos que pueden aparecer en nuestro cuerpo:

Provocar infecciones. Mediante la orina eliminamos toxinas y también limpiamos el tracto urinario, de modo que las bacterias que puedan estar desarrollándose en la zona pueden ser erradicadas al orinar, de lo contrario podrías sufrir de cistitis u otras infecciones más graves.

Agrandamiento de la vejiga. Este órgano tiene un límite, por lo que cuando ignoramos las ganas de orinar lo podemos sobrepasar provocando su ensanchamiento, y esto provoca graves daños.

Cálculos renales. Estos cálculos o piedras se pueden desarrollar debido a la retención de la orina y la acumulación de toxinas.

Reflujo vesico-uretral. Este problema se presenta cuando en lugar de expulsar la orina, esta se regresa como un reflujo a los riñones y a la uretra, lo cual provoca infecciones graves.

Malestar, calambres y cansancio. Evidentemente el tener que aguantar causará un agotamiento en nuestro cuerpo, lo cual derivará en síntomas más molestos como calambres y cierto malestar.

Sabiendo esto puedes tenerlo en cuenta y comenzar a llevar un mejor estilo de vida. Comparte la información, de seguro alguien más necesita saberlo.