Haz esta LIMPIEZA DE HÍGADO Y VESÍCULA y desaparece hasta 10 síntomas de enfermedades en el cuerpo

El hígado es uno de los órganos más importantes que tiene nuestro cuerpo humano, y es que se encarga de ayudarnos a que nuestro organismo funcione de forma correcta y si este se daña nuestro cuerpo no funcione de manera eficaz. Pero cuando hablamos del funcionamiento eficiente de nuestro cuerpo también destaca la vesícula.

Como estos dos órganos son tan importantes para nuestro cuerpo resulta justo y necesario hacernos una limpieza de hígado y vesícula que nos ayude a eliminar toxinas que causan los cálculos biliares, y de esta forma prevendremos problemas con nuestra salud.

Debes estar consciente que si haces una limpieza o desintoxicación de hígado y vesícula debes ayudarte de una alimentación balanceada y nutritiva además de agregar algunos remedios naturales que resultan efectivos para tratar los problemas con los cálculos biliares.

Y es por eso que hoy te traemos más detalles acerca de la desintoxicación de vesícula e hígado y además te daremos una receta para que la lleves a cabo. Sigue leyendo.

Adiós cálculos biliares y hola a un hígado sano

Debes saber que si eres vegano o vegetariano, esto no es realmente necesario, pero si es sumamente necesario si consumes alimentos procesados y no te desintoxiques regularmente y el hígado se sobrecarga causando los cálculos biliares.

Debes considerar limpiar tu hígado tomando en cuenta lo siguiente:

– La ingesta de azúcar y la cafeína afecta al hígado ya que las vitaminas B del estómago se reducen y no se produce el suficiente ácido clorhídrico, causando que los gases tóxicos se vayan al hígado mediante el torrente sanguíneo, por lo que si usted siente una sensación de irritación al consumir estos alimentos puede significar que necesita una desintoxicación del hígado.

– Asimismo, debes saber que en el estómago se alojan bacterias buenas, pero que si consumimos antibióticos o píldoras anticonceptivas estas pueden ser eliminadas, y cuando esto pasa las proteínas se pudren en el colon formando sustancias tóxicas que son absorbidas por el hígado.

Para evitar esto debes aumentar la ingesta de fibra para que esta arrastre todos los residuos tóxicos, y la materia fecal no se acumule causando la reabsorción de toxinas que van a parar nuevamente en el hígado.

– El consumo excesivo de alcohol reduce los nutrientes del hígado y hace que este no pueda ejecutar sus funciones de desintoxicación y eliminación de desechos como los radicales libres.

– Los cálculos en la vesícula se pueden formar por la ingesta excesiva de azúcar, la cafeína, carnes y lácteos, así como también las frituras, refrescos, aditivos y por si fuera poco las infecciones por hongos, parásitos, virus, bacterias, radiaciones, estrés y el humo del tabaco, causan que el hígado trabaje en exceso.

Si usted tiene uno de estos síntomas, puede que su hígado esté enfermo.

Mala digestión, gases, acidez, nauseas, dolor, llenura o cólicos.

Estreñimiento o diarrea

Si padece de diabetes o hipoglucemia

Intolerancia a las grasas, aceites o alimentos picantes

Congestión

Sensación de boca y lengua seca

Desniveles o cantos gruesos en las uñas

Apariencia amarillenta en la piel y ojos

Problemas con los ojos, movimientos erráticos inflamación y enrojecimiento

Forúnculos en la piel

Susceptibilidad a virosis o infecciones bacterianas

Dolores de cabeza

Ojeras

Dolores de espalda o en los omoplatos

Olor corporal

Dolor muscular

Manchas en la piel

Depresión

Aumento de peso sin motivo aparente

Intolerancia al azúcar y alcohol

Bilirrubina elevada

Colesterol y triglicéridos bajos

Flatulencias con olor

Picor en la piel

Alergias a los alimentos

Sensibilidad a los productos químicos

Caída del cabello repentina

Mareos y temblores

En las mujeres, escaso flojo menstrual y PMS

Heces de color claro

Heces que flotan

El remedio que te ayudará a desintoxicar tu hígado y vesícula es el siguiente.

Necesitarás:

6 litros de jugo de manzana

4 cucharadas de sales de Epsom disueltas en 3 vasos de agua

½ vaso de aceite de oliva extra virgen

Jugo de pomelo o naranjas o limón, suficiente para llenar dos tercios vasos

¿Cómo usarlo?

Del 1ero al 6to día: Debes tomar un litro de jugo de manzana, puedes optar por hacerlo tú mismo con ayuda de un procesador. Evita tomarlo antes, durante o dos horas después de comer o en la noche

Tomar jugo de manzana nos ayudará con el ácido málico y ayudará a suavizar los cálculos biliares y facilitará su expulsión.

Debes comer preferiblemente durante estos 6 días alimentos orgánicos, naturales y crudos, evita los alimentos procesados.

El 6to día: Toma el jugo de manzana y si sientes hambre al desayunar ten un desayuno ligero, puedes optar por un batido alcalino, pero evita las grasas, azúcares, mantecas, frutos secos, pasteles, cereales crudos y productos animales como jamón y huevos.

Puedes consumir frutas y zumos, y para el almuerzo, al mediodía, consume arroz integral con verduras al vapor sazonado con sal marina.

No tomes agua después de las 2 de la tarde ya que puede que no expulses ningún cálculo.

Sigue los horarios tal y como te lo describimos aquí.

– A las 6 de la tarde toma una cucharadita de sales de Epsom con agua tibia

– A las 8 de la noche repite lo mismo para abrir los conductos de la vesícula biliar

– A las 10 de la noche, toma la mitad del aceite de oliva mezclada con media taza de jugo de limón, pomelo o naranja.

– A las 6 de la mañana siguiente, levántate y toma de inmediato el tercer vaso magnesiano y si te da sed toma agua, mantente de pie.

– A las 8 de la mañana de ese mismo día,  toma el último vaso de agua con las sales de Epsom y concluida la limpieza.

– A las 10 de la mañana: Reinicia tu alimentación normal con un batido de frutas o alguna fruta que puedas masticar bien.

– Al medio día, comienza con algo más solido, pero de a poco, y sigue así durante varios días.

Debes saber que esta desintoxicación es como si hubiese operado el hígado por lo que debe guardar reposo.

Es importante que si estas tomando algún medicamento, lo debes suspender, claro siempre y cuando no sean muy necesarios.

Recuerda que este tipo de tratamientos debes consultarlo con tu médico de confianza ya que no sabes si puedes o no realizarlo.

No olvides compartir.